En 1967, la orden de Padres y Hermanos Franciscanos Conventuales le otorgaron el Premio Franciscano a Alcohólicos Anónimos en reconocimiento al “excepcional aporte a la humanidad” que A.A. ha realizado “en el campo del servicio social”. Una carta dirigida a la Oficina de Servicios Generales anunciando el premio dice lo siguiente: “Esperamos que el otorgamiento del Premio Franciscano a la asociación de Alcohólicos Anónimos servirá de aliciente para que todos sus miembros sigan llevando a cabo e incrementando su gran labor, que es muy necesaria”.
 
Ésta fue la segunda vez en que los Franciscanos le otorgaron un premio a la Comunidad. Cuando Bill W. aceptó el primer premio en enero de 1950, escribió lo siguiente: “Desde el punto de vista de A.A., se ha establecido un precedente interesante y útil. Podremos decir con confianza cuando aparezcan otros donantes que sería bueno, o incluso mejor para ellos, si decidieran honrar a la Asociación de Alcohólicos Anónimos, más que a cualquiera de sus fundadores. Tal como les he relatado, esta feliz idea no fue mía en absoluto, sino que provino del fundador de su orden, San Francisco de Asís, cuyo ejemplo y espíritu han hecho mucho por mí y por Alcohólicos Anónimos”.

 

Ver esta página en: English | Français