Cada año llegan a los Archivos Históricos de la OSG miles de solicitudes de información de carácter histórico y de permiso para hacer investigaciones. Entre las preguntas que recibimos figuran algunas muy sencillas fáciles de contestar y otras más complicadas sobre las que tenemos que pasar horas y horas investigando. Si tienes una pregunta relacionada con la historia de A.A., esperamos que te pongas en contacto con nosotros (o con uno de los muchos archivos históricos de A.A. locales o de área). A continuación aparecen algunas de las preguntas que recibimos más frecuentemente en los Archivos Históricos de la OSG, y algunas de nuestras respuestas.
 


P. ¿Tiene la OSG información sobre mi grupo base?
R.  En muchos casos el personal de los Archivos Históricos de la OSG puede facilitar información detallada acerca de los orígenes y la historia de los grupos. Claro que la cantidad de información que tenemos disponible  depende de la cantidad de información que tu grupo haya enviado a la OSG a lo largo de los años. Además, es común que los grupos organicen reuniones antes de ponerse en contacto con la OSG. Pero podemos hacer investigaciones sobre la historia de los grupos y en la mayoría de los casos podemos encontrar información fascinante. Para más información, ponte en contacto con la OSG.

P. ¿Cómo se originó la Oración de la Serenidad?
R. Hacía años que se debatía animadamente sobre quién fue el autor de la Oración de la Serenidad, y su origen sigue siendo algo incierto, pero es probable que el autor fuera el Dr. Reinhold Niebuhr, bien conocido teólogo, que sirvió durante muchos años como decano y profesor de Teología Aplicada en el Union Theological Seminary de la ciudad de Nueva York. Los Archivos Históricos de la OSG pueden suministrar a petición más información sobre el origen histórico de esta oración.

Alcohólicos Anónimos se enteró de la existencia de la Oración de la Serenidad en 1941, cuando apareció publicada en el diario New York Tribune. Al leerla, Ruth Hock, no-alcohólica, la primera secretaria de A.A., se quedó inmediatamente impresionada. El personal de la sede propuso imprimir la oración en una tarjeta para distribuirla a los miembros de AA.

El 12 de junio de 1941, Ruth escribió una carta a Henry S., un miembro de A.A. que vivía en Washington, D.C., de profesión impresor, diciéndole:

“[U]no de los compañeros de aquí nos trajo un recorte de un periódico local que es tan acertado y les gusta tanto que me han pedido que te pregunte cuánto costaría imprimirla en una tarjeta pequeña, parecida a una tarjeta de visita, que se puede llevar en la cartera…aquí está el texto…te agradecería que me contestaras cuanto antes.

Henry respondió inmediatamente y con gran entusiasmo:

“Las tarjetas están de camino y felicitaciones al hombre que descubrió el texto en el periódico. No recuerdo haber visto ninguna frase con tanto impacto y durante el día se la enseñé a los A.A. que han pasado por aquí y todos me han pedido copias. Les envié 500 copias ya que no me han dicho cuántas querían. Si quieren más, díganmelo. Te digo de paso que yo soy un canalla solamente cuando estoy borracho, espero. Por supuesto que no les voy a cobrar nada por una cosa de este tipo”.

Ruth respondió nuevamente el 17 de junio diciendo:

“Todos nos sentimos muy agradecidos por tu generosa respuesta a nuestra solicitud de imprimir las tarjetas. Encantada de que les guste también a tantos de ustedes allí, porque sirve para reforzar mi impresión de que la oración realmente tiene ‘algo’”.

P. ¿Quién escribió Capítulo 8 del Libro Grande, “A las esposas”?
R. Bill fue el autor del capítulo titulado “A las esposas”. Es una creencia bastante extendida que lo había escrito Lois. Pero según queda explicado por Lois en el libro Transmítelo…,  "Bill lo escribió, y yo estaba enojada." Añade: “Pues, me sentía más herida que enojada. Todavía no me explico por qué Bill lo escribió. Nunca he podido penetrar en el razonamiento – por qué insistía en escribirlo. Le dije, 'Pues, ¿quieres que lo escriba yo?’ Y me dijo que no, le parecía mejor que se escribiera en el mismo estilo que el resto del libro".

Los Archivos Históricos de la OSG pueden facilitar mucha información sobre los libros y folletos de A.A.W.S.: su origen, su contenido, y las ediciones, impresiones, revisiones y correcciones que se han hecho a lo largo de los años.

P. ¿Cuáles son los antecedentes de la costumbre de rezar el Padrenuestro en las reuniones de A.A.?
R. En el libro El Dr. Bob y los buenos pioneros, se menciona que la oración se rezaba desde los mismos comienzos de la Comunidad, ya para los años 1938 y 1939, si no antes. En aquel entonces, no había literatura de A.A., y los grupos acudían para su inspiración y orientación a oraciones ya existentes, y a la Biblia y la literatura del Grupo Oxford.

Bill W. comentó varias veces en su correspondencia sobre el uso del Padrenuestro en los tiempos pioneros. En una misiva dirigida a un miembro en 1959 dijo:

“Es probable que esta costumbre la hayamos sacado de los Grupos Oxford que tenían mucha influencia en los primeros días de A.A.  Al leer A.A. llega a su mayoría de edad ya te has enterado de la conexión que esa gente tenía con A.A. Creo que era costumbre suya rezar el Padrenuestro al cerrar sus reuniones. Y de allí se convirtió fácilmente en costumbre nuestra”.

Y en una carta de 1955, Bill escribió lo siguiente:

“Por supuesto que siempre habrá algunos que parecen sentirse ofendidos si se reza cualquier oración en una reunión de A.A. Y a veces se quejan de que el Padrenuestro es un texto cristiano. No obstante, esta oración es tan bien conocida y de un uso tan generalizado que la objeción de que es de origen cristiano parece un poco inverosímil. Además, es cierto que la mayoría de los A.A. creen en algún tipo de dios con quien la comunicación es posible y la fortaleza asequible por medio de su gracia. Dado que esto es el consenso, parece justo que se utilicen por lo menos la Oración de la Serenidad y el Padre nuestro en conexión con las reuniones de A.A. No parece necesario someternos a los deseos de nuestros principiantes ateos o agnósticos hasta “poner nuestras lámparas debajo de un almud”.

No obstante, en nuestra área, el coordinador de la reunión suele pedir a quienes quieren hacerlo que se unan con él para rezar el Padrenuestro. Lo peor que puede pasarles a quienes tienen objeciones es tener que escucharla. Éste es, sin duda, un ejercicio saludable de tolerancia en su actual etapa de desarrollo”.

Como queda claramente indicado en la carta de Bill de 1955, la cuestión de rezar el Padrenuestro en las reuniones ha sido controvertida en algunos círculos desde casi el comienzo. La OSG ha respondido a cartas con referencia a este asunto desde los años 50 y 60. Numerosos artículos sobre la cuestión han venido apareciendo en Box 459 y el AA Grapevine, y la Conferencia de Servicios Generales la ha considerado con frecuencia. Por ejemplo, en la Conferencia de 1962, se sacó la siguiente pregunta de la Canasta de Preguntas: “Pregunta: ¿Qué se hace cuando individuos no quieren ponerse de pie cuando se reza el Padrenuestro? Respuesta: La participación, o no participación, en rezar el Padrenuestro se debe considerar un asunto de conciencia y criterio individual y personal”.

P: ¿Cuál es la historia del logotipo del círculo-y-triángulo?
R: Ya hace mucho tiempo que se relaciona el símbolo del círculo-y-triángulo con la Comunidad de A.A. Fue adoptado como símbolo oficial de A.A. en la Convención de 1955 en St. Louis y desde esas fechas ha tenido un uso bastante amplio dentro de la Comunidad. Para la Comunidad, los tres lados del triángulo representaban los Tres Legados de Recuperación, Unidad y Servicio y el círculo simbolizaba el mundo de A.A. en el libro A.A. llega a su mayoría de edad, aparece la charla de Bill de 1955 en la que describe la adopción del símbolo:

“Al mirar hacia arriba vemos flotando una bandera que lleva inscrito el nuevo símbolo de A.A., un triángulo inscrito en un círculo. El círculo representa la totalidad de A.A. y el triángulo, los Tres Legados de A.A., la Recuperación, la Unidad y el Servicio. Dentro de nuestro maravilloso mundo nuevo, nos hemos encontrado liberados de nuestra obsesión funesta. El haber escogido este símbolo puede que no sea una mera casualidad. Los sacerdotes y profetas de la antigüedad consideraban el triángulo inscrito en un círculo como un medio para protegerse del mal, y el círculo y triángulo de Recuperación, Unidad y Servicio sin duda ha tenido para nosotros esta misma significación y una más amplia significación también”.

No obstante, a principios de los años noventa, A.A.W.S. tomó la decisión de   descontinuar el uso “oficial” o “legal” del símbolo del círculo-y-triángulo y, de forma gradual, dejar de ponerlo en su literatura, su membrete y otros materiales, y la Conferencia de 1994 resolvió descontinuar el uso del logotipo en la literatura aprobada por la Conferencia. El símbolo, sin embargo, se sigue relacionando con Alcohólicos Anónimos (y otros programas de recuperación de doce pasos) y tiene una significación especial para los miembros de A.A. de todas partes del mundo.

P: ¿Cuál es la historia de los lemas típicos de A.A., como, por ejemplo, “Lo primero primero” y “Un día a la vez?”
R. No tenemos mucha información sobre la historia de los lemas y acrónimos de A.A., pero podemos ofrecer algunos comentarios e información preliminar. Al igual que otras costumbres de A.A., muchos de estos lemas simplemente se pasaban de un miembro a otro verbalmente, así que es imposible decir quién fue el primer en usarlos. Es posible que algunos se deriven del lenguaje de los Grupos Oxford, pero puede ser que se originaran en el habla de Bill y el Dr. Bob y los miembros pioneros.

Los A.A. muy frecuentemente nos hacen preguntas referentes al origen de varios lemas, y siempre nos ha resultado difícil determinarlo. Al investigar el asunto, encontramos una carta escrita por Frank M., antiguo archivista de la OSG, fechada 1989, en la que responde a una pregunta similar. Dijo: “Muchos de nosotros compartimos tu interés en el origen del lema ‘un día a la vez’. Pero al igual que la costumbre de cerrar una reunión cogidos de la mano, es difícil determinar el momento preciso de su comienzo. Lamento decir que posiblemente tengamos el mismo problema con la mayoría de nuestros lemas de A.A. “
Pero sí sabemos que muchos de los lemas que se oyen con frecuencia se han venido utilizando desde los primeros días de la Comunidad. En diciembre de 1958, Ruth Hock (no-alcohólica), la primera secretaria de AA, escribió una respuesta a una parecida indagación referente a varios lemas. Dijo en parte:

“…Bill [W.] y yo empezamos a trabajar juntos en enero de 1936 cuando él llevaba un poco más de un año sobrio y en aquel entonces ‘Tómalo con calma’, ‘Vive y deja vivir’, y ‘Lo primero primero’, ya formaban parte de la conversación diaria. Aparecieron también en los primeros borradores del libro, pero es probable que sólo Bill te pudiera decir con seguridad de donde los sacó…

“En mi opinión todos los lemas que aparecen arriba los introdujo en A.A. Bill W. aunque  él no los acuñó.

“Puede que algunos se utilizaran en las reuniones del Grupo Oxford pero no podemos saber con seguridad”.


Aparte de la respuesta de Ruth, en la biografía de Bill, Transmítelo…, aparecen las siguientes palabras:

“Algunos ‘refranes de AA’ ya se utilizaban a fines de los años treinta: ‘Lo primero primero’, ‘Tómalo con calma’, ‘Vive y deja vivir’.  Dado que aparecen en la primera edición del Libro Grande (al final del capítulo “La familia después”), es probable que el uso de los lemas empezara con Bill y que Bill los trajera consigo de Vermont”.

P. ¿Por qué los A.A. regalan fichas y medallones para aniversarios de sobriedad? ¿Cuándo se originó esta costumbre?
R. Se cree que el sistema de fichas tuvo su origen en Indianapolis en 1942 y que Doherty S., que llevó A.A. a Indianapolis, inició la costumbre. El mismo Doherty, en una carta dirigida a Bill, parece indicar que la costumbre nació en Indianapolis en 1942.

Referente al sistema de fichas, Nell Wing escribió en 1962:

"…Es posible que el sistema de fichas tuviera su origen en Indianapolis….Doherty en una carta hace referencia al comienzo de regalar ‘fichas’ o ‘muestras’. Eso fue en 1942. Me parece bastante verosímil, ya que la mayoría de los primeros grupos se establecieron en 1940  y habrían tardado un par de años en pensar en la duración de la sobriedad y en celebrar aniversarios. Se lo pregunté a Bill y según recuerde él, la costumbre tuvo su origen en Indianapolis".

En El Dr. Bob y los buenos pioneros, se dice que Sor Ignacia, mientras trabajaba en el hospital Santo Tomás de Akron, también hacía uso de medallas. “Sor Ignacia solía regalar a los pacientes recién dados de alta una medalla del Sagrado Corazón y les pedía que se lo devolvieran antes de tomarse su próximo trago. En ocasiones regalaba también medallas de San Cristóbal…”.

No sabemos con exactitud quién inició la costumbre ni cuándo y cómo la costumbre se difundió a otros grupos. Como ocurre con muchas cosas en A.A., no sabemos la historia exacta.

P. ¿Quién fue el autor del Preámbulo de A.A.? Y ¿cuándo se eliminó la palabra ‘sincero’ del texto (‘un sincero deseo de dejar la bebida’)?  Y ¿por qué?
R. El Preámbulo apareció por primera vez en el Grapevine en junio de 1947, y el autor del texto fue Tom Y., editor del Grapevine en aquel entonces. La intención fue la de informar al público en general sobre lo que A.A. es y no es. Poco tiempo después, se empezó a publicar el Preámbulo en cada número mensual del Grapevine y más tarde en muchos títulos de nuestra literatura aprobada por la Conferencia. En 1992 el Grapevine publicó una historia resumida del Preámbulo.

En la versión de 1947 del Preámbulo, aparecen las palabras, “…un sincero deseo de dejar la bebida…” así como quedan impresas en el prólogo a la primera edición del Libro Grande. Pero desde 1950, año en que se adoptó la Forma Corta de las Tradiciones, la Tercera Tradición ha dicho, “El único requisito pare ser miembro de A.A. es querer dejar de beber” y esas son las palabras empleadas por Bill cuando escribió el libro Doce Pasos y Doce Tradiciones.

En 1958 la Conferencia de Servicios Generales pasó mucho tiempo hablando detenidamente acerca de las palabras “sincero deseo”. El consenso fue que es imposible determinar qué constituye un deseo “sincero” de dejar la bebida, y por eso se eliminó la palabra. La “nueva” versión del Preámbulo, sin la palabra “sincero”,” apareció por primera vez en el número de septiembre de 1958 del Grapevine.

Ha habido otras versiones del Preámbulo, escritas por miembros de A.A. para uso de sus propios grupos locales que luego hicieron circular por la Comunidad; por ejemplo de “Preámbulo de Texas”, el “Preámbulo de Wilmington”, etc. A muchos miembros de A.A. estos textos les parecen interesantes pero nunca han sido adoptados por la Comunidad en su totalidad.

P. He oído decir que a Bill siempre le habria gustado cambiar las primeras palabras de “Cómo funciona” de manera que dijera: Nunca hemos visto fracasar a una persona que concienzudamente ha seguido nuestro camino” (en vez de ‘Rara vez hemos visto…’)  ¿Es cierto?
R. No. Ha habido durante años un persistente rumor de que a Bill le habría gustado cambiar ‘rara vez’ por ‘nunca’. Pero sabemos, basándonos en las mismas palabras de Bill, que no fue sí.. En na carta dirigida a Les V., fechada el 25 de mayo de 1961, Bill W. dijo: "…en lo concerniente a tu comentario respecto al uso de las palabras ‘rara vez’ en el Quinto Capítulo del Libro Grande, según recuerde yo, al redactar el texto dedicamos mucho tiempo a la selección. Creo que el principal motivo para emplear ‘rara vez’ fue el de evitar pretender tener un éxito del 100%. Si el alcohólico está suficientemente dispuesto y tiene suficiente cordura, puede contar con tener éxito. Pero dado que la buena disposición y la cordura son cosas tan ilusivas y fluctuantes, no queríamos dar la impresión de ser exageradamente positivos. La profesión médica arremetería contra nosotros …recuerdo haber pensado mucho en el asunto". Además, en la Conferencia de Servicios Generales de 1970, Bill, que estaba todavía vivo en aquel entonces, respondió a la siguiente pregunta sacada de la Canasta de Preguntas: “¿Ha dicho Bill alguna vez que si pudiera hacer un cambio en el Libro Grande sería reemplazar ‘rara vez’ con ‘nunca, al comienzo del Quinto Capítulo?” La respuesta de Bill fue que no, nunca lo había considerado (Informe de la Conferencia de Servicios Generales de 1970).

P. Cuáles son los antecedentes de la Declaración de Responsabilidad de A.A?
R. La Declaración de Responsabilidad dice:

Yo soy responsable. Cuando cualquiera, dondequiera que esté, extienda su mano pidiendo ayuda, quiero que la mano de A.A. esté siempre allí. Y por eso: yo soy responsable.

Fue escrita para la Convención Internacional de A.A. de 1965 en Toronto. Te envío adjunto un artículo titulado “Cómo el ‘Yo soy responsable’ llegó a ser parte de A.A.” publicado en Box 4-5-9, el boletín de la OSG. En el artículo, nos enteramos de que Al S., antiguo custodio de A.A. fue el autor de la Declración de Responsabilidad.

En el Libro de Recuerdo de la Convención de 1965, el, Dr. Jack Norris escribe: “…Tenemos que tener presente que A.A. seguirá siendo fuerte mientras que cada uno de nosotros se lo regalemos a otra persona libre y felizmente, mientras que cada uno de nosotros asuma lo que nos corresponda de la responsabilidad de apadrinar a quienes aún sufren, del desarrollo e integridad de nuestro Grupo, de las actividades de nuestros intergrupos y de A.A. en su totalidad. Encontramos la verdadera libertad y las satisfacciones duraderas asumiendo la responsabilidad que nos. A.A. A.A. nos ha dado el poder de elegir –beber o no beber– y al dárnosla nos ha dado la libertad de ser responsables de nosotros mismos. Al llegar a ser responsables de nosotros mismos, somos libres para ser responsables de la parte que nos corresponda de A.A., y si no aceptamos esta responsabilidad, perderemos A.A. Curioso, ¿no?”

En un artículo publicado en el Grapevine en 1965, Bill W. expresa su punto de vista referente a la Declaración de Responsabilidad:

En los comentarios y observaciones de muchos de los oradores, alcohólicos y no-alcohólicos, en la Convención de A.A. en Toronto en julio, se oían repetidamente expresadas la admiración y la gratitud por el asombroso éxito de A.A. en ayudar a lograr su sobriedad a cientos de miles de borrachos perdidos, y, al mismo tiempo, una preocupación de no dejar que dichos éxitos que A.A. había tenido a lo largo de los 30 años desde su comienzo en Akron, Ohio en 1935, crearan una falsa impresión de la magnitud del trabajo todavía por hacer.

El lema de la Convención fue: “Responsabilidad: Yo soy responsable. Cuando cualquiera, dondequiera que esté, extienda su mano pidiendo ayuda, quiero que la mano de A.A. esté siempre allí. Y por eso: yo soy responsable."

Bill W., cofundador de A.A., en su charla ante los más de 10,000 asistentes a las sesiones plenarias de la Convención, recalcó la necesidad de cooperar con todos los que trabajan en el campo del alcoholismo, las más de 100 agencias solamente en los Estados y Canadá que ahora participan en la investigación, la educación sobre el alcoholismo y la rehabilitación.

"Creo que, con demasiada frecuencia, hemos despreciado e incluso ridiculizado los proyectos de nuestros amigos, simplemente porque no siempre vemos el asunto con los mismos ojos que ellos. Una y otra vez, con toda gravedad posible, debemos hacernos la pregunta, ¿cuántos alcohólicos han seguido bebiendo simplemente porque nosotros no hemos cooperado de buena fe con esas numerosas agencias — ya sean buenas o malas o regulares? Ningún alcohólico debe volverse loco o morir, por el mero hecho de no haber venido directamente a A.A.

“Debemos preocuparnos sobre todo por los enfermos que aun no hemos logrado alcanzar. Empecemos por reconocer humildemente el hecho de que hoy día por todo el mundo hay 20,000,000 de alcohólicos, y 5,000,000 de ellos se encuentran en los Estados Unidos. Naturalmente, en esta cifra tan grande se tienen en cuenta todas las etapas de la enfermedad. A algunos no los podemos alcanzar porque aún no han sufrido bastante; a otros, porque han sufrido demasiado. Muchos enfermos tienen complicaciones mentales y emocionales que parecen anular sus posibilidades de recuperación.

“No obstante, un cálculo moderado nos indica que en cualquier momento hay 4,000,000 de alcohólicos en el mundo que se encuentran listos y dispuestos a ponerse bien y están en condiciones de hacerlo — si supieran cómo. Al tener en cuenta que, en los treinta años de existencia de A.A., solo hemos alcanzado a menos de un 10 por ciento de aquellos que podían haber estado dispuestos a acudir a nosotros, empezamos a hacernos una idea de la inmensidad de nuestra tarea y de las responsabilidades que siempre tendremos que asumir".

Ha habido dos Acciones Recomendables de la Conferencia de Servicios Generales con respecto a la Declaración de Responsabilidad desde que se introdujo. En 1971 la Conferencia recomendó que:

El Comité de Literatura, en conformidad con el consenso de la Conferencia, reafirma el espíritu y el texto de la Declaración “Yo soy responsable” de la Convención Internacional que tuvo lugar en Toronto en 1965.

Y en 1977 la Conferencia recomendó que:

No se haga ningún cambio en la Declaración de Responsabilidad tal como fue presentada en la Convención Internacional de 1965 en Toronto.


P. ¿Cuáles son los antecedentes de la Declaración de Unidad de A.A.? La Declaración de Unidad dice:
Debemos hacer esto para el futuro de A.A.: Colocar en primer lugar nuestro bienestar común para mantener nuestra Comunidad unida. Porque de la unidad de A.A. dependen nuestras vidas y las vidas de todos los que vendrán.
R. Fue escrita para la Convención Internacional del 35º aniversario de A.A. celebrada en Miami Beach Florida en julio de 1970. Lamentamos decir que los Archivos Históricos de la OSG no tiene información referente a quién fue el autor de esta Declaración.

Los documentos que tenemos en nuestra colección indican que la declaración fue redactada por el Comité de Convención Internacional y un antiguo custodio de A.A., Al S. En la correspondencia archivada se hace referencia a la participación de Al como consultor. No hay duda de que Al escribió la Declaración de Responsabilidad que se presentó ante la Convención Internacional de 1965.

La Declaración de Unidad fue leída por delegados de varios países el sábado por la noche en la Ceremonia de Unidad. A continuación he incluido algunos puntos sobresalientes de esta ceremonia, coordinada por el antiguo gerente general,  Bob H.:

"Como ya sabrán el lema de esta Conferencia es ‘Unidad dentro de nuestra Comunidad’. Hemos pedido a varios delegados antiguos y miembros de ultramar que suban a la tarima y participen con nosotros en adoptar nuestra nueva Declaración de Unidad..."

"La unidad es esa calidad especial que hace nuestra Comunidad única. Es el pegamento que mantiene unida a nuestra sociedad, la plataforma que hace posible el servicio de A.A. Es más que un acuerdo sobre principios básicos, más que libertad de contiendas destructoras. Es un vínculo forjado por la experiencia compartida, tal como esta ceremonia que compartimos esta noche.

“La unidad es nuestra más preciada posesión, la mejor garantía del futuro de A.A. Que todos la valoremos y la preservemos, hoy y para todas los días que vendrán”.

Luego Bob H. pide a todos los participantes en la tarima que digan la Declaración de Unidad, siguiendo el ejemplo del Dr. Norris.

Después de la Convención Internacional (1973), la Conferencia de Servicios Generales recomendó que:

La Declaración de Unidad aparezca en toda la literatura de A.A., cuando sea factible y económico, y que la recomendación se remita a A.A. World Services, Inc., para seguimiento.


P. ¿Dónde se originaron las oraciones del Tercer Paso y del Séptimo Paso que aparecen en el Libro Grande? [Oración del Tercer Paso: Dios, me ofrezco a Ti para que obres en mí y hagas conmigo Tu voluntad. Líbrame de mi propio encadenamiento para que pueda cumplir mejor con Tu voluntad. Líbrame de mis dificultades y que la victoria sobre ellas sea el testimonio para aquellos a quien yo ayude de Tu Poder, Tu Amor y de la manera que Tú quieres que vivamos. Que siempre haga Tu Voluntad. Pág. 63]
[Oración del Séptimo Paso: “Creador mío, estoy dispuesto a que tomes todo lo que soy, bueno y malo. Te ruego que elimines de mí cada uno de los defectos de carácter que me obstaculizan en el camino para que logre ser útil a Ti y a mis semejantes. Dame la fortaleza para que al salir de aquí, cumpla con Tu Voluntad. Amen. Pág. 76]

R. Que sepamos nosotros, Bill escribió las oraciones del Tercer Paso y del Séptimo Paso. En el primer manuscrito tipografiado, que Bill completó en 1938, el texto de las oraciones es idéntico al que aparece en el libro hoy día. No tenemos ninguna evidencia de la existencia de las oraciones en ningún movimiento religioso anterior, aunque es probable que su mensaje esencial –si no el texto– sea del Grupo Oxford. El Grupo Oxford era un movimiento cristiano popular del que Bill y el Dr. Bob eran miembros, y muchos de los principios espirituales de A.A. tuvieron su origen es ese movimiento.

 

P. ¿Fue nominado Bill para el Nobel de la paz?
R. Bill nunca fue nominado para el Nobel de la paz. En 1960, una persona del área de Nueva York dirigió una carta a Bill que hablaba de la posibilidad de un Nobel. Bill replicó que estaría encantado si se hiciera una propuesta pero el nominado tendría que ser Alcohólicos Anónimos y no Bill. Bill puso bien claro que no se podría aceptar el dinero del premio porque A.A. no acepta dinero de ninguna persona o entidad ajena a Alcohólicos Anónimos. Además, no le habría sido posible a Bill mantener su anonimato si le otorgaran un renombrado premio como el Nobel.

Se propuso nominar a Alcohólicos Anónimos para el Nobel a comienzos de 1986. Tras cuidadosa consideración y deliberación, la Junta de Servicios Generales dijo que sin duda se negaría a aceptar el premio monetario. Además, se creía que, conforme con nuestra Décima Tradición, que nos aconseja que no tengamos opiniones acerca de asuntos ajenos, no era necesario hacer otro comentario.

Durante su vida, Bill se negó a aceptar varios honores, entre ellos un título de doctor honoris causa en Derecho ofrecido por la Universidad de Yale. En 1976, después del fallecimiento de Bill, la Universidad de Norwich quería otorgarle un título póstumo de Doctor en Humanidades. Pero Lois, la esposa de Bill, se negó a aceptarlo.

 

P. ¿A quiénes se han entregado ejemplares de las impresiones importantes de Libro Grande?
R. El ejemplar un millón se entregó al presidente Richard Nixon en abril de 1973, y el ejemplar dos millones a Joseph Califano, secretario de Salud, Educación y Asistencia Social, en junio de 1979. En la Convención Internacional de 1985 del 50º aniversario de A.A. en Montreal, el ejemplar cinco millones de Libro Grande fue entregado a Ruth Hock, que pasó a máquina uno tras otro de los borradores del manuscrito original. El ejemplar 10 millones fue entregado a Nell Wing, secretaria (no-alcohólica) de Bill W. durante muchos años y primera archivista de A.A., en julio de 1990. Se entregó el ejemplar 15 millones a Ellie Norris, viuda de John L. Norris, M.D., antiguo custodio y presidente de la JSG; y en el año 2000, el ejemplar 20 millones fue entregado a los Grupos familiares de Al-Anon. En julio de 2005, en la Convención Internacional en Toronto, el ejemplar 25 millones fue entregado a Jill Brown, alcaide de la Prisión de  San Quintín.

 

P. ¿Cómo se origina la costumbre de presentarse diciendo “Soy alcohólico” en las reuniones de A.A.?
R. Al igual que con el origen de otras costumbres de A.A., esto es un misterio. No obstante, encontramos un artículo que trata del tema en el número de abril/mayo de 1987 de Box 4-5-9:

“¿Quién fue la primera persona en empezar una reunión o historia con las palabras ‘Soy alcohólico’?  ¿Cómo nació esta costumbre de alcance mundial?”  Según solía decir el co-fundador Bill W., “Nadie inventó a A.A....simplemente brotó”.  Con toda seguridad se puede decir lo mismo de esta frase clásica de las reuniones.
            “Muchos miembros nos hacen estas preguntas,” dice Frank M., el archivista de la OSG. Desgraciadamente, muchos de los pioneros ya no están con nosotros, y de los que sí están muy pocos nos pueden ofrecer teorías plausibles; por esto, no podemos más que especular sobre su origen.
            Según una vieja amiga de A.A., la difunta Sra. Henrietta Seiberling, la frase data de las reuniones del precursor de A.A., el Grupo Oxford, que estaba en pleno auge al comienzo de los años treinta.  La Sra. Seiberling, una mujer no alcohólica que buscó ayuda espiritual en las reuniones del Grupo Oxford, presentó a Bill al otro co-fundador de A.A., el Dr. Bob, quien estaba luchando por lograr su sobriedad en este Grupo.
            En las reuniones pequeñas, los miembros se conocían unos a otros y no tenían que identificarse.  Pero en las grandes reuniones públicas, donde había “Atestiguaciones” parecidas a las charlas de A.A. hoy en día, era necesario identificarse personalmente.  Es muy probable que alguien dijera, “Soy alcohólico,” pero la Sra. Seiberling no estaba segura, ni recordaba ninguna ocasión en que se empleara la frase en las primeras reuniones en Akron, antes de la publicación del Libro Grande.  De hecho, dijo que raramente se empleaba la palabra “alcohólico”, por lo menos en Akron.  La gente se refería a sí misma como “borrachos”, “beodos”, o “cubas”,  o usaba algún que otro epíteto al estilo del Movimiento de Abstinencia que fue ganando partidarios durante la época de la Prohibición.
            Un pionero A.A. de Nueva York oyó la frase por primera vez en la forma “Soy alcohólico y me llamo…”  Que recuerde él, esto fue después de la Segunda Guerra Mundial, en 1945 ó 1946.  Y es hecho establecido que, en 1947, RKO Pathe produjo un documental titulado  “Soy alcohólico.”
            De allí en adelante, como Bill diría, el brote simplemente siguió creciendo.

 

P. ¿Cuál es la historia de las palabras de Herbert Spencer que aparecen citadas en el Apéndice II del Libro Grande?

R. Las palabras citadas de Herbert Spencer aparecieron por primera vez en la primera impresión de la Primera Edición del Libro Grande (1939), en la página 380, al comienzo de la historia “An Artist’s Concept” [El concepto de un artista]. La citación aparecía con dicha historia en todas las 16 impresiones de la Primera Edición, desde 1939 hasta 1955. En la Segunda Edición del Libro Grande, publicada en 1955, la historia y las palabras de Spencer que la acompañaban no aparecieron. Las palabras de Spencer no aparecieron en la primera impresión de la Segunda Edición (1955) ni en la segunda impresión de la Segunda Edición. La cita se agregó a la tercera impresión de la Segunda Edición en 1959, al final del Apéndice II donde aún se encuentra hoy.

No nos ha sido posible encontrar la procedencia de la cita en ninguna obra de Spencer, quien publicó una gran cantidad de materiales acerca de una gran variedad de temas. La cita se atribuye a Spencer en la página 650 de The Great Quotations [Las grandes citas], libro compilado porGeorge Seldes y publicado en 1961. Más recientemente, un historiador hizo una detenida investigación de la procedencia de la cita y concluyó que procede de una obra de apologética cristiana escrita por el teólogo británico del Siglo XVIII, William Paley. No podemos confirmar ni refutar esta conclusión y la incluimos aquí como fuente adicional

Ver esta página en: English | Français