SP-47 - Comprendiendo el Anonimato

SP-47 - Comprendiendo el Anonimato

Expone claramente el significado del anonimato, dentro y fuera de la Comunidad.

Está permitido imprimir una sola copia de este artículo, conforme con la Política de Uso de Contenido de A.A. World Services, Inc.


Comprendiendo el Anonimato

“El anonimato es la base espiritual de todas nuestras Tradiciones, recordándonos siempre anteponer los principios a las personalidades.”

¿Para qué sirve el anonimato en Alcohólicos Anónimos? ¿Por qué está considerado como la mejor protección que nuestra Comunidad pueda tener para asegurar su continuación y su crecimiento? 

Si consideramos la historia de A.A. desde su origen en 1935 hasta hoy día, veremos claramente que el anonimato tiene dos funciones diferentes pero de igual importancia. 

•  A nivel personal, el anonimato les da protección a todos los miembros contra ser identificados como alcohólicos, una salvaguarda a menudo de especial importancia para el recién llegado. 

•  A nivel de prensa, TV, radio, cine y otras tecnologías mediáticas tales como el Internet, el anonimato hace destacar la igualdad de todos los miembros dentro de la Comunidad, refrenando a las personas que pudieran explotar su afiliación A.A. para ganar fama, poder o provecho personal.

Al utilizar medios digitales, los miembros de A.A. son responsables de proteger su propio anonimato y el de los demás. Cuando mandamos mensajes de texto o escribimos en un blog debemos asumir que estamos publicando ante el público. Cuando rompemos nuestro anonimato en estos foros, puede que inadvertidamente rompamos el anonimato de otros.


El anonimato a nivel personal 

Desde sus orígenes, A.A. ha prometido el anonimato personal a todos los que asisten a sus reuniones. Por medio de su propia experiencia de ser alcohólicos en recuperación, los fundadores y los miembros pioneros comprendieron que la mayoría de los alcohólicos se sentían avergonzados de haber sido bebedores, y que muchos tenían miedo de que se descubriera su alcoholismo públicamente. Era grande el estigma social del alcoholismo, y los primeros miembros se dieron cuenta de que una firme garantía del anonimato sería imperativo para poder atraer a los demás alcohólicos y ayudarles a lograr su sobriedad. 

A lo largo de los años, el anonimato ha resultado ser uno de los mejores regalos que A.A. puede ofrecer al alcohólico que aún sufre. Aunque el estigma ha ido disminuyendo poco a poco, a la mayoría de los recién llegados, el admitir su alcoholismo todavía les resulta tan penoso que lo pueden hacer solamente en un ambiente protegido. El anonimato es esencial para crear este ambiente de confianza y franqueza. 

Por valiosa que les sea la confidencialidad, la mayoría de los recién llegados tienen también un vivo deseo de compartir con sus familiares la novedad de su afiliación a Alcohólicos Anónimos. Pero la decisión de revelarlo es siempre asunto del miembro mismo. En general, A.A. trata de asegurar que todo miembro pueda sentirse tan protegido y ser tan reservado o abierto como lo desee respecto a su pertenencia a la Comunidad, siempre y cuando se entienda que el anonimato a nivel de la prensa, la TV, radio, el cine y otras tecnologías mediáticas tales como el Internet, es de crucial importancia para mantener nuestra sobriedad y nuestro crecimiento, tanto al nivel personal como a nivel de grupo. 


El anonimato a nivel público

Después de sus primeros años de éxito, nuestra Comunidad recibió mucha atención favorecedora en la prensa. En revistas y periódicos nacionales, aparecieron artículos elogiando a A.A. Con cada artículo, más alcohólicos se unieron a la Comunidad. En aquel tiempo, todos aún tenían miedo a las consecuencias de revelar su alcoholismo al público; así que los primeros artículos de prensa protegían el anonimato de los miembros para su seguridad. 

Conforme crecía la conciencia del público acerca del alcoholismo, el estigma fue disminuyendo, y al poco tiempo algunos miembros empezaron a revelar su afiliación a A.A. en la prensa. Uno de los primeros que lo hizo fue un famoso jugador de béisbol que tuvo un “retorno a la escena” tan espectacular que los periódicos dieron mucha atención a su lucha contra el alcoholismo. Creyendo que podía ayudar a A.A. revelando su pertenencia, él la mencionaba abiertamente. Incluso los fundadores de A.A. aprobaron sus acciones, simplemente porque la experiencia no les había enseñado todavía los perjuicios que tal publicidad podría entrañar. 

Luego, otros miembros decidieron romper su anonimato en los medios de comunicación — algunos por motivo de su buena voluntad, otros con motivo de ganancia personal. Algunos miembros ingeniaron estratagemas para relacionar su pertenencia a A.A. con toda clase de negocios — ventas de seguros, sitios conocidos como “granjas de secado”, incluso una revista de temperancia, para nombrar unos pocos. 

Al poco tiempo, se dieron cuenta en la sede de  A.A. que los demasiado celosos o egoístas miembros que estaban rompiendo su anonimato, podrían poner en peligro la buena reputación de la Comunidad, lograda con tanta dificultad. También se dieron cuenta de que, si hicieran excepción con una sola persona, inevitablemente otras excepciones seguirían. Para asegurar la unidad, la eficacia y el bienestar de A.A., el anonimato tendría que ser universal. Era la protección de todo lo que representaba A.A.

Más recientemente, la llegada de nuevas formas de comunicación electrónica, tales como las redes sociales, ofrecen nuevos medios para llevar el mensaje de A.A. al público. La comunicación moderna, basada en la alta tecnología, fluye de manera relativamente abierta y va desarrollándose rápidamente. La protección del anonimato es una gran preocupación para el cada vez mayor número de miembros de A.A. que van accediendo al Internet.

Recalcando la igualdad de todos los miembros —y la unidad que viene de la experiencia común de recuperarse del alcoholismo— el anonimato sirve como la base espiritual de la Comunidad. En 1946, nuestro cofundador Bill W. escribió: “La palabra ‘anónimo’ tiene para nosotros una inmensa significación espiritual. De una manera sutil, pero no obstante enérgica, nos recuerda que siempre debemos anteponer los principios a las personalidades; que hemos renunciado la glorificación personal ante el público; que nuestro movimiento no solamente preconiza sino practica la verdadera humildad”. 


Algunas preguntas y respuestas
acerca del anonimato 

Los miembros de A.A., así como las personas fuera de la Comunidad, se quedan a veces desconcertados ante la cuestión de cómo poner en práctica el principio del anonimato. A continuación aparecen algunas de las preguntas que con más frecuencia se hacen acerca del anonimato a nivel personal y a nivel público. 


El anonimato personal 

P. Después de contar a mis seres más queridos que soy miembro de A.A., ¿debo pedirles que no revelen esta información a nadie más? 
R. Este es un asunto completamente personal, pero en general es mejor para todos los interesados que el miembro decida cuándo y a quién contarlo. 

P. Si mis parientes, mis amigos íntimos, y colegas comentan sobre la mejora de mi apariencia y mi comportamiento después de lograr mi sobriedad, ¿les debo decir que soy miembro de A.A.? 
R. Por lo general, la familia y los amigos íntimos se alegran de saber que usted es miembro de A.A. Con respecto a los compañeros de trabajo, lo más prudente podría ser decirles que usted ha dejado de beber, aplazando por unos meses la decisión de revelar su pertenencia a A.A. 

P. En el caso de encontrar viejas amistades en las reuniones de A.A., ¿qué debo hacer?
R. No es necesario pedirles que protejan su anonimato. Asisten a la reunión por el mismo motivo que tiene usted. En general, ellos respetarán su anonimato, como usted, a su vez, debe respetar el de ellos. 

P. Qué debo decir a mis seres queridos acerca de proteger el anonimato de los miembros de A.A. que lleguen a conocer?
R. Explíqueles que el anonimato es extremadamente importante para los miembros de A.A. Le corresponde a cada miembro decidir cuándo y cómo compartir los aspectos de su recuperación y con quién. Por ello, se espera que los familiares y amigos de los miembros de A.A. protejan el anonimato de sus seres queridos que son miembros de A.A. y que protejan el anonimato de otros miembros de A.A. a quienes lleguen a conocer. Esto supone no decir a otros que una persona es miembro de A.A.

Además, dígales a sus seres queridos que cuando un miembro de A.A. fallece, es importante no identificar a un padrino de A.A. o amigos de A.A. como tales en el obituario, en los medios de comunicación o en línea.

P. Qué debo hacer si veo a personajes de renombre público en las reuniones?
R. Como todos los demás, los personajes públicos deben disfrutar de la protección del anonimato, en el grado que lo deseen. 

P. Entiendo que no debo revelar los nombres de los miembros que oigo mencionar en las reuniones de A.A., pero, ¿qué se debe hacer respecto a otra información personal?
R. Los miembros de A.A. comprenden que toda la información personal revelada en una reunión de A.A. debe ser considerada como confidencial. Por ejemplo, si sus amigos que no son miembros de A.A. conocen a algunos de sus amigos A.A. y saben que son miembros, usted debe tener cuidado de no revelar ninguna información obtenida en una reunión, por muy insignificante que parezca. 

P. ¿Puedo decir a las personas que parecen tener un problema con el alcohol que soy miembro de A.A.?
R. Esta es una decisión personal. Sin embargo, el espíritu del programa es el de compartir, y los resultados de una encuesta reciente de los miembros de A.A. indican que una gran proporción de los A.A. vinieron a la Comunidad por medio de otro miembro. Antes de tomar una decisión al respecto, a la mayoría de los miembros les parece útil hablar sobre el asunto con sus padrinos u otros miembros de A.A. 

P. Debo revelar mi pertenencia a A.A. a mi jefe, para poder salir temprano del trabajo a fin de asistir a las reuniones de A.A.? 
R. Pedir trato especial por ser miembro de A.A. no está conforme con el espíritu de las Tradiciones de anonimato. 


El anonimato en la era digital

P. Tengo un sitio de Web en el Internet y una página personal en una red social. También participo en una reunión en línea. ¿Hasta qué punto debo proteger mi anonimato en el Internet?
R. Los lugares accesibles para el público en el Internet tales como sitios de Web en los que hay texto, gráficos, audio y vídeo pueden ser considerados una forma de publicación o transmisión. A menos que esté protegido por contraseña, se deben utilizar en un sitio Web las mismas precauciones que usamos ante la prensa, la radio y el cine. Esto significa que los A.A. no se deben identificar como miembros de A.A. utilizando nombres completos ni fotografías en las que se vean las caras.

P. Debo preocuparme por el anonimato de otros que vean mis sitios?
R. Al utilizar medios digitales, los miembros de A.A. son responsables de proteger su propio anonimato y el de los demás. Cuando mandamos mensajes de texto o escribimos en un blog debemos asumir que estamos publicando ante el público. Cuando rompemos nuestro anonimato en estos foros, puede que inadvertidamente rompamos el anonimato de otros.

Para más información sobre el anonimato en línea, ver las Guías de A.A. sobre el Internet en www.aa.org y el número de octubre de 2010 del AA Grapevine enfocado en “Preservar el anonimato en un mundo interconectado”.

P. Si aparezco como miembro de A.A. en TV, o en una película, o una distribución web o permito que mi foto sea usada en un periódico, revista, o publicación en línea sin revelar mi nombre completo, ¿se considera como ruptura de anonimato? 
R. Sí, se consideran como rupturas de anonimato, si se permite publicar fotos en las que se ven las caras completas u otras fotos en las que fácilmente se identifique a los miembros de A.A. (que están descritos como miembros de A.A.), incluso si no se publica el apellido de la persona. 

P. He oído decir a algunas personas, dentro y fuera de la Comunidad, que se deben animar a los miembros conocidos por el público a revelar su pertenencia a A.A. para así ayudar a promocionar la Comunidad. ¿Por qué sigue manteniendo A.A. la Tradición de anonimato para las celebridades y otros miembros?
R. Esas Tradiciones vienen de la experiencia de los primeros miembros. Al principio, ellos también creían que los miembros famosos podrían ayudar a la Comunidad rompiendo su anonimato. Pero pronto se dieron cuenta de que, si uno rompía el anonimato, muchos otros le seguirían. Si los miembros se afanaran en buscar el renombre público y el poder, la unidad espiritual, tan esencial para el trabajo de ayudar a otros compañeros alcohólicos, se perdería. 

P. Se considera una ruptura de anonimato el hacer o distribuir por el Web los vídeos de las charlas y reuniones de A.A., ya que se pueden ver claramente las caras de las personas que se identifican a sí mismas como miembros de A.A.? 
R. onscientes de que el anonimato es la base espiritual de todas nuestras Tradiciones, se re­­ omienda que los miembros de A.A. que den charlas como miembros lo hagan en persona, en vez de grabarlas en vídeo, dada la tentación presentada por la grabación de anteponer las personalidades a los principios, y así contribuir al establecimiento de un sistema de “estrellas” en A.A. (Resolución de la Conferencia de Servicios Generales de 1980)


Hechos sobre el anonimato en A.A. 

Mantener nuestra querida Tradición de anonimato no es responsabilidad de los medios de comunicación, sino nuestra propia responsabilidad individual. 

• En general les parece a los miembros de A.A. poco sensato romper el anonimato de un miembro incluso después de su fallecimiento, pero en cada caso, la decisión final le corresponde tomar a los miembros de la familia del miembro. Pero los miembros de A.A. están de acuerdo en que se respete el anonimato de los miembros de A.A. aún vivientes mencionados en los obituarios o en cualquier tipo de recordatorio impreso o nota necrológica.

• Los miembros de A.A. pueden revelar su identidad y hablar como alcohólicos recuperados en entrevistas de radio, TV e Internet, sin violar las Tradiciones — mientras que no revelen su pertenencia a A.A. 

• Los miembros de A.A. pueden hablar como miembros de A.A. siempre y cuando no den a conocer sus apellidos o se vean sus caras. No hablan por A.A., sino como miembros particulares. 


La experiencia sugiere que los miembros: 

• Respeten el derecho de los demás miembros a mantener su propio anonimato hasta el grado que deseen. 

• Se cuidan de no romper su anonimato al mandar mensajes de texto o escribir en blogs y de no romper inadvertidamente el anonimato de otras personas

• En general, al hablar como miembros de A.A. en reuniones no A.A. no utilicen sus apellidos. 

• Mantengan el anonimato personal en artículos y autobiografías. 

• Eviten el uso de títulos tales como “consejero de A.A.” cuando trabajan como profesionales en el campo del alcoholismo (“consejero de alcoholismo” es preferible). 

• Utilicen los apellidos dentro de la Comunidad, especialmente en las elecciones de los oficiales del grupo y otros trabajos de servicio. 

Para más información sobre el anonimato, los siguientes folletos y materiales les pueden ser útiles: 

Sitio web de A.A. de la OSG: www.aa.org 

“Las Doce Tradiciones Ilustradas” 

“La Tradición de A.A. — cómo se desarrolló” 

“Hablando en reuniones no A.A.” 

AA Grapevine, número de octubre de 2010: Preservar el anonimato en un mundo interconectado

Guías de A.A. sobre Información Pública 

Guías de A.A. sobre el Internet

Libro de Trabajo de Información Pública, que contiene información sobre cómo efectuar las entrevistas de TV, radio, o para la prensa. 

Escribir a:
General Service Office
Box 459
Grand Central Station
New York, N.Y. 10163 


LOS DOCE PASOS DE ALCOHOLICOS ANONIMOS

1. Admitimos que éramos impotentes ante el alcohol, que nuestras vidas se habían vuelto igno­bernables.

2. Llegamos a creer que un Poder superior a nosotros mismos podría devolvemos el sano juicio.

3. Decidimos poner nuestras voluntades y nuestras vidas al cuidado de Dios, como nosotros lo con­cebimos.

4. Sin temor hicimos un minucioso inventario moral de nosotros mismos.

5. Admitimos ante Dios, ante nosotros mismos, y ante otro ser humano, la naturaleza exacta de nues­tros defectos.

6. Estuvimos enteramente dispuestos a dejar que Dios nos liberase de todos estos defectos de carácter.

7. Humildemente le pedimos que nos liberase de nuestros defectos.

8. Hicimos una lista de todas aquellas personas a quienes habíamos ofendido y estuvimos dispuestos a reparar el daño que les causamos.

9. Reparamos directamente a cuantos nos fue posible el daño causado, excepto cuando el ha­cerlo implicaba perjuicio para ellos o para otros.

10. Continuamos haciendo nuestro inventario personal y cuando nos equivocábamos lo admi­tíamos inmediatamente.

11. Buscamos a través de la oración y la medita­ción mejorar nuestro contacto consciente con Dios, como nosotros lo concebimos, pidiéndole solamen­te que nos dejase conocer su voluntad para con nosotros y nos diese la fortaleza para cumplirla.

12. Habiendo obtenido un despertar espiritual como resultado de estos pasos, tratamos de llevar el mensaje a los alcohólicos y de practicar estos principios en todos nuestros asuntos.

 

LAS DOCE TRADICIONES DE ALCOHOLICOS ANONIMOS

1. Nuestro bienestar común debe tener la prefe­rencia; la recuperación personal depende de la uni­dad de A.A.

2. Para el propósito de nuestro grupo sólo existe una autoridad fundamental: un Dios amoroso tal como se exprese en la conciencia de nuestro grupo. Nuestros líderes no son más que servidores de con­fianza. No gobiernan.

3. El único requisito para ser miembro de A.A. es querer dejar de beber.

4. Cada grupo debe ser autónomo, excepto en asuntos que afecten a otros grupos o a Alcohólicos Anónimos, considerado como un todo.

5. Cada grupo tiene un solo objetivo primordial: llevar el mensaje al alcohólico que aún esta su­friendo.

6. Un grupo de A.A. nunca debe respaldar, finan­ciar o prestar el nombre de A.A. a ninguna entidad allegada o empresa ajena, para evitar que los pro­blemas de dinero, propiedad y prestigio nos desvíen de nuestro objetivo primordial.

7. Todo grupo de A.A. debe mantenerse comple­tamente a sí mismo, negándose a recibir contribu­ciones ajenas.

8. A.A. nunca tendrá carácter profesional, pero nuestros centros de servicio pueden emplear traba­jadores especiales.

9. A.A. como tal nunca debe ser organizada; pero podemos crear juntas o comités de servicio que sean directamente responsables ante aque­llos a quienes sirven.

10. A.A. no tiene opinión acerca de asuntos ajenos a sus actividades; por consiguiente, su nom­bre nunca debe mezclarse en polémicas públicas.

11. Nuestra política de relaciones públicas se basa más bien en la atracción que en la promoción; necesitamos mantener siempre nuestro anonimato personal ante la prensa, la radio y el cine.

12. El anonimato es la base espiritual de todas nuestras Tradiciones, recordándonos siempre anteponer los principios a las personalidades.


LOS DOCE CONCEPTOS PARA EL SERVICIO MUNDIAL

1. La responsabilidad final y la autoridad fundamental de los Servicios Mundiales de A.A. deben residir siempre en la conciencia colectiva de toda nuestra Comunidad.

2. La Conferencia de Servicios Generales de A.A. se ha convertido, para casi todo propósito práctico, en la voz activa y la conciencia efectiva de toda nuestra Comunidad en sus asuntos mundiales.

3. Para asegurar una dirección eficaz, debemos dotar a cada uno de los elementos de A.A. (la Conferencia, la Junta de Servicios Generales, las corporaciones de servicios, personal directivo, comités y ejecutivos) de un “Derecho de Decisión” tradicional.

4. En todos los niveles de responsabilidad, debemos mantener un “Derecho de Participación” tradicional, en forma tal que permita la representación votante en proporción razonable a la responsabilidad que cada nivel deba asumir.

5. Debe prevalecer en toda nuestra estructura un “Derecho de Apelación” tradicional, asegurándonos así que la opinión de la minoría será oída, y que las peticiones de rectificación de los agravios personales serán consideradas cuidadosamente.

6. La Conferencia reconoce que la iniciativa principal y la responsabilidad activa en la mayoría de los asuntos de Servicio Mundial deben ser ejercidas por los Custodios miembros de la Conferencia cuando actúan como la Junta de Servicios Generales.

7. El Acta de Constitución y Estatutos de la Junta de Servicios Generales son instrumentos legales que facultan a los custodios para gobernar y conducir los asuntos de Servicio Mundial. El Acta de la Conferencia no es instrumento legal, pero se apoya, para hacer efectiva su finalidad, en la tradición y el patrimonio de A.A.

8. Los custodios son los principales planificadores y administradores de la política y finanzas generales. Tienen supervisión directa de las entidades de servicio constantemente activas e incorporadas separadamente, y ejercen esta función por medio de su facultad para elegir a todos los directores de aquellas entidades.

9. Para nuestro funcionamiento y seguridad futuros, se hace indispensable una buena dirección de servicio en todos los niveles. La dirección primordial de Servicio Mundial, que una vez fue ejercida por los fundadores, debe necesariamente ser asumida por los Custodios.

10. A cada responsabilidad de servicio debe corresponder una autoridad de servicio equivalente, quedando siempre bien definido el alcance de dicha autoridad.

11. Los custodios siempre deberán contar con la ayuda de comités, directores de las corporaciones de servicio, ejecutivos, personal de oficina y asesores que sean los mejores posibles. Deberán por lo tanto prestar especial consideración al seleccionar la composición, los méritos personales, los procedimientos de ingreso, los derechos y los deberes asignados.

12. La Conferencia cumplirá con el espíritu de las Tradiciones de A.A., teniendo especial cuidado de que la Conferencia nunca se convierta en sede de peligrosa riqueza o poder; que fondos suficientes para su funcionamiento, más una reserva adecuada, sean su prudente principio financiero; que ninguno de los miembros de la Conferencia sea nunca colocado en una posición de autoridad incondicional sobre ninguno de los otros; que todas las decisiones importantes sean alcanzadas por discusión, votación y siempre que sea posible, por considerable unanimidad; que ninguna actuación de la Conferencia sea punitiva a personas, ni una incitación a controversia pública; que la Conferencia nunca debe realizar ninguna acción de gobierno autoritaria, y que como la Sociedad de Alcohólicos Anónimos, a la cual sirve, la Conferencia en sí misma siempre permanecerá democrática en pensamiento y en acción.


Publicaciones de A.A.

Se pueden obtener formularios de pedidos completos en la
Oficina de Servicios Generales de ALCOHOLICOS ANONIMOS,
Box 459, Grand Central Station, New York, NY 10163.

LIBROS

ALCOHOLICOS ANONIMOS

A.A. LLEGA A SU MAYORIA DE EDAD

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES

COMO LO VE BILL

EL DR. BOB Y LOS BUENOS VETERANOS

REFLEXIONES DIARIAS

DE LAS TINIEBLAS HACIA LA LUZ


LIBRILLOS

LLEGAMOS A CREER

VIVIENDO SOBRIO

A.A. EN PRISIONES — DE PRESO A PRESO


FOLLETOS

PREGUNTAS FRECUENTES ACERCA DE A.A.

LA TRADICION DE A.A. — COMO SE DESARROLLO

LOS MIEMBROS DEL CLERO PREGUNTAN ACERCA DE A.A.

TRES CHARLAS A SOCIEDADES MEDICAS POR BILL W.

A.A. COMO RECURSO PARA LOS PROFESIONALES DE LA SALUD

A.A. EN SU COMUNIDAD

¿ES A.A. PARA USTED?

ESTO ES A.A.

MUCHAS SENDAS HACIA LA ESPIRITUALIDAD

UN PRINCIPIANTE PREGUNTA

¿HAY UN ALCOHOLICO EN EL LUGAR DE TRABAJO?

¿SE CREE USTED DIFERENTE?

PREGUNTAS Y RESPUESTAS ACERCA DEL APADRINAMIENTO

A.A. PARA LA MUJER

A.A. PARA EL ALCOHOLICO DE EDAD AVANZADA—
   NUNCA ES DEMASIADO TARDE

ALCOHOLICOS ANONIMOS POR JACK ALEXANDER

LOS JOVENES Y A.A.

EL MIEMBRO DE A.A. — LOS MEDICAMENTOS Y OTRAS DROGAS

¿HAY UN ALCOHOLICO EN SU VIDA?

DENTRO DE A.A.

EL GRUPO DE A.A.

R.S.G.

CARTA A UN PRESO QUE PUEDE SER UN ALCOHOLICO

LOS DOCE PASOS ILUSTRADOS

LAS DOCE TRADICIONES ILUSTRADAS

COMO COOPERAN LOS MIEMBROS DE A.A....

A.A. EN LAS INSTITUCIONES CORRECCIONALES

A.A. EN LOS ENTORNOS DE TRATAMIENTO

EL PUNTO DE VISTA DE UN MIEMBRO DE A.A.

PROBLEMAS DIFERENTES DEL ALCOHOL

COMPRENDIENDO EL ANONIMATO

UNA BREVE GUIA A ALCOHOLICOS ANONIMOS

UN PRINCIPIANTE PREGUNTA

LO QUE LE SUCEDIO A JOSE (Historieta a todo color)

LE SUCEDIO A ALICIA (Historieta a todo color)

ES MEJOR QUE ESTAR SENTADO EN UNA CELDA (Folleto ilustrado para los presos)

¿ES A.A. PARA MI?

LOS DOCE PASOS ILUSTRADOS

HABLANDO EN REUNIONES NO A.A.


VIDEOS

ESPERANZA: ALCOHOLICOS ANONIMOS

ES MEJOR QUE ESTAR SENTADO EN UNA CELDA

LLEVANDO EL MENSAJE DETRAS DE ESTOS MUROS

VIDEOS DE A.A. PARA LOS JOVENES

TU OFICINA DE SERVICIOS GENERALES,
EL GRAPEVINE Y LA ESTRUCTURA DE
SERVICIOS GENERALES


REVISTAS

LA VIÑA DE A.A. (bimensual)    


DECLARACIÓN DE UNIDAD:

Debemos hacer esto para el futuro de A.A.: Colocar en
primer lugar nuestro bienestar común para mantener
nuestra Comunidad unida. Porque de la unidad de A.A.
dependen nuestras vidas, y las vidas de todos los que
vendrán.

 

YO SOY RESPONSABLE...

Cuando cualquiera, dondequiera, extienda su mano
pidiendo ayuda, quiero que la mano de A.A. siempre esté
allí. Y por esto: Yo soy reponsable.


Alcohólicos Anónimos® es una comu­ni­dad de hom­bres y muje­res que comparten su mutua expe­rien­cia, for­ta­le­za y espe­ran­za para resol­ver su problema común y ayu­dar a otros a recu­pe­rar­se del alco­ho­lis­mo.

• El único requi­si­to para ser miem­bro de A.A. es el deseo de dejar la bebi­da. Para ser miem­bro de A.A. no se pagan hono­ra­rios ni cuo­tas; nos man­­te­ne­mos con nues­tras pro­pias con­tri­bu­cio­nes.

• A.A. no está afi­lia­da a nin­gu­na secta, reli­gión, par­ti­do polí­ti­co, orga­ni­za­ción o ins­ti­tu­ción algu­na; no desea inter­ve­nir en con­tro­ver­sias; no res­pal­da ni se opone a nin­gu­na causa.

• Nuestro obje­ti­vo pri­mor­dial es man­te­ner­nos sobrios y ayu­dar a otros alcohólicos a alcan­zar el esta­do de sobrie­dad.

Copyright © por “A.A. Grapevine, Inc.”
reim­pre­so con per­mi­so

Copyright © 1981, 1988
Alcoholics Anonymous World Services, Inc.

Todos los Derechos Reservados

Translated from English. Copyright in the English lan­gua­ge ver­sion of this work is also owned by A.A.W.S., Inc., New York, N.Y. All right reser­ved. No part of this trans­la­tion may be dupli­ca­ted in any form without the writ­ten per­mis­sion of A.A.W.S.

Traducido del inglés. El ori­gi­nal en inglés de esta obra tam­bién es pro­pie­dad lite­ra­ria ©, de A.A.W.S., New York, N.Y. Prohibida la repro­duc­ción par­cial o total de esta tra­duc­ción sin per­mi­so escri­to de A.A.W.S.

Dirección Postal:
Box 459
Grand Central Station
New York, NY 10163

www.aa.org

4/15

Ver esta página en: English | Français