El Libro Grande en Linea - Historias Personales

Cómo 15 alcohólicos se recuperaron
de su enfermedad.

Si tienes un problema con la bebida, esperamos que al leer una de las siguientes historias, puedas hacer una pausa y pensar: “Eso me ocurrió a mi”, o “Yo también me sentía así.” O, aun más importante, “Sí, creo que este programa puede funcionar también para mí.”



INTRODUCCION

En las siguientes páginas, empezando con la historia del "Dr. Bob,” aparecen 15 narraciones de experiencias personales. Las tres primeras, incluida la del cofundador, son de pioneros norteamericanos, traducciones de las publicadas desde su primera edición, en el Libro Grande en Inglés. Les siguen cuatro relatos de pioneros borinqueños, hombres que, con el ejemplo de su propia recuperación, atestiguaban la eficacia del programa y desempeñaban un papel significativo en la primera difusión del mensaje en Puerto Rico.

Las otras ocho historias las cuentan personas hispanas de diversa procedencia nacional y social. Estos hombres y mujeres, por diferentes que fuesen, tenían en común un sufrimiento y, como todos llegarían a saber, numerosas experiencias que compartir. Casi todos insistían largo tiempo en abrigar la esperanza de poder controlar la bebida, a pesar de las repetidas y cada vez más contundentes pruebas de lo contrario. Al final, cada uno siguiendo su propio camino, todos tuvieron que admitir su derrota, lo irresistible que les era el alcohol. Algunos se creían ya perdidos; otros se dieron cuenta de que, a paso lento o apresurado, se estaban acercando a la ruina total, a la locura o a la muerte. Todos cruzaron el umbral de A.A., armados nada más que con la humilde admisión de su Impotencia ante el alcohol y, una vez adentro, rodeados por sus compañeros de fatigas, encontraron la posibilidad de reponerse y de vivir una nueva vida de alegría y utilidad.

Estas historias te ayudarán, tal vez, a decidir si eres alcohólico, y si Alcohólicos Anónimos tiene algo que ofrecerte, algo que 2,000,000 de alcohólicos de todas partes del mundo aprovechan hoy día, la libertad y la oportunidad de vivir rica y plenamente en sobriedad.


La pesadilla del Dr. Bob
Cofundador de Alcohólicos Anónimos. El nacimiento de nuestra Sociedad data del primer día de su sobriedad permanente: el 10 de junio de 1935. PDF

El alcohólico anónimo número tres
Miembro pionero del Grupo No. 1 de Akron, el primer grupo de A.A. en el mundo. Preservó su fe, y por esto, él y otros muchos encontraron una vida nueva. PDF

Las mujeres también sufren
A pesar de tener grandes oportunidades, el alcohol casi terminó con su vida. Pionera en A.A., difundió la palabra entre las mujeres de nuestra etapa primera. PDF

El despertar de un viajante
En todos sus viajes, no podía eludir la botella ni a sí mismo, logró por fin emerger de una vida amarga y desolada y llegó a ser uno de los primeros mensajeros de A.A. en Puerto Rico. PDF

La montaña rusa
Creía poder dominar los frenéticos altibajos de la bebida, hasta verse precipitado sin recursos hacia la última parada. Pero la Providencia le tenía reservado otro destino. PDF

Podía aguantar mucho bebiendo
Parecía tener una mayor resistencia al alcohol que sus compañeros de parranda. Acabó agotado, sin la menor esperanza de poder rechazarlo. Desamparado, desesperado, encontró a A.A.
PDF

Con la bebida conciliaba el sueño
Como el calamitoso huracán que devastó los sueños de su juventud, el alcohol fue azotando su vida. A.A. disipó la tormenta e hizo brillar nuevamente el sol. PDF

El que persevera, recibe
Hombre de múltiples apodos, erraba por un mundo ambiguo de escollos y engaños, sin saber quién era, hasta que los Alcohólicos Anónimos le devolvieron su identidad. PDF

A.A. le dio la luz que necesitaba
De niño, los vecinos le pusieron el nombre "lechuza" por dormir toda la noche en el monte. A.A. le ofreció un nuevo y verdadero amanecer. PDF

Hasta la flor más bella se marchita con el alcohol
Frustrada en sus aspiraciones intelectuales, esta mujer se fue en busca de la libertad, sólo para encontrar la esclavitud de una borracha. A.A. le quitó las cadenas. PDF

Despertó a punto de morir
Oficial de Marina, descubrió que no era "capitán de su alma". La bebida le hizo perder su brújula y le pilotó al naufragio. En A.A. recuperó su norte. PDF

Nacido para bebedor, bailarín y ladrón
Andaba perdido sin más que perder, descendiendo al abismo de la degradación. El vago recuerdo de algunas palabras de esperanza le enseñaron la salida.
PDF

Juzgado en inventario
Abogado que administraba la justicia en los bares del pueblo. Comenzó a vivir cuando aceptó sin reservas su condición de alcohólico. PDF

La oveja extraviada
Sintiéndose aislada, oyó repetirse un viejo cántico que le guió, después de largos y penosos ambages, al calor del rebaño. PDF

". . . ni perro que me ladre"
Superó su primera aversión a la bebida para después lanzarse a una vida desenfrenada de beber, donde nada le podía quitar la sed. En la hora más funesta le vino un resquicio de esperanza. PDF

 


Contenido | Indice | Página de origen del Web site de A.A.

© Copyright 2014 Alcoholics Anonymous World Services, Inc.
Reservados todos los derechos.

Declaración de privacidad y normas del Web site