26
de SEPTIEMBRE
NUESTROS HIJOS
El alcohólico puede encontrar que le es difícil reanudar relaciones amigables con sus hijos… Con el tiempo se darán cuenta de que él es un hombre nuevo, y, a su modo, se lo harán notar… De este punto en adelante el progreso será rápido. Frecuentemente se producen resultados maravillosos después de una reconciliación como ésta.
— ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 134
Mientras estaba en el camino de la recuperación recibí un regalo que nunca habría podido comprar. Fue una tarjeta de mi hijo en la universidad que decía, “Papá, no puedes imaginarte lo contento que estoy sabiendo que todo está bien. Feliz cumpleaños, te quiero mucho”. Mi hijo me había dicho antes que me amaba. Durante la Navidad anterior, me dijo llorando, “¡Papá, yo te amo! ¿No puedes ver lo que te estás haciendo a ti mismo?”. Yo no podía verlo. Ahogado por la emoción, yo lloré, pero esta vez, cuando recibí la tarjeta de mi hijo, mis lágrimas fueron de alegría, no de desesperación.
Ver esta página en: English | Français
Este es un libro de reflexiones escritas por los A.A. para los A.A.
Compartir esto con un amigo